Paso a paso. Los beneficios de la marcha nórdica

Practicar ejercicio físico, sea el que sea, de manera regular, tiene numerosos beneficios para la salud. Cada deporte es diferente y sus beneficios para la salud también lo son. En cualquiera de los casos, no hay excusas, porque de lo que se trata es de moverse. ¿qué te parece si practicando algo tan “aparentemente” sencillo como caminar?

Y es que, en los últimos tiempos la denominada marcha nórdica se ha puesto de moda, puesto que es buena para el cuerpo, el corazón y la mente. ¿Te apuntas?

 

Esta disciplina se originó en Finlandia en la década 1930 como entrenamiento de verano para los esquiadores profesionales de fondo. Hoy, su popularidad se fundamente básicamente en la apariencia sencillez, así como en el hecho de ser una práctica deportiva barata, que se puede practicar en la ciudad, en la playa o en la montaña y que además, es óptima para cualquier edad. Eso sí, no es tan sencillo como arrancar a caminar y ya está.

La marcha nórdica se basa en el uso correcto de unos bastones especiales que te ayudan a caminar, parecidos a los del esquí, pero que implican que además de trabajar los músculos de la parte superior del cuerpo, te ayudan a avanzar. Es una actividad física que involucra al cuerpo entero, tanto que puede consumir más de un 40% más de energía que una caminata convencional. Es además la alternativa para los que no quieren o no pueden desgastar articulaciones, ya que es suave y adecuado para todas las edades y niveles de estado físico -también se puede adaptar el nivel desde el más sencillo al avanzado-.

Pero como en toda actividad física, la técnica es importante. Cuando se realiza de la forma adecuada -para ello es recomendable que las primeras salidas las hagas con un instructor especializado- los bastones alivian el peso de las rodillas y de las articulaciones inferiores, lo cual hace que sientas los pies más ligeros.

 

Desde paseos suaves para personas con problemas de movilidad hasta caminatas enérgicas para gente que ya está en forma, la marcha nórdica está enganchando a cada vez más personas, porque ven en ella una manera eficaz de mejorar el estado físico. Se pierde peso, se estimula el control del equilibrio y ayuda a tonificar el cuerpo entero. Además, la caminata nórdica básica puede disminuir el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas, como cardiopatías y diabetes de tipo 2, asma, derrame y algunos tipos de cáncer.

Eso sí, nunca olvides cuando te pongas a “caminar” llevar encima agua mineral para hidratarte, porque la hidratación es básica en cualquier ejercicio físico. Puedes llevarte la botella de 500 ml de Vichy Catalan genuina, o alguna lata de los sabores sin azúcar, porque te hidratarán de la forma más divertida.