Seleccionar página
Buscar
Generic filters
Exact matches only

Antes de empezar con este nuevo post, debemos recordarte que nada puede sustituir a la crema solar con protección para protegernos correctamente de los rayos V. Sin embargo, en estas líneas queremos recopilar algunas recomendaciones que expertos nutricionistas nos dan para ayudar a nuestra piel a estar bien protegida ante el sol, ya sea en verano, cuando más nos exponemos a él, o durante el resto del año. 

Para empezar, debes saber que “la piel tiene memoria”, es decir, a lo largo de tu vida tu piel “recordará” si la has sometido a baños interminables de sol sin protección y si “te has quemado” en más de una ocasión, por no tomar las precauciones debidas. Para reducir el riesgo a padecer cáncer de piel, tienes que usar la protección solar adecuada para tu tipo de piel y con el FPS (Factor de Protección Solar) necesario. 

Pero como decíamos al principio, además de la crema solar con protección, también puedes proteger tu piel de los rayos UV de forma natural tomando algunos alimentos. Además, es importante mantenerla bien hidratada, no solo con cremas, también bebiendo suficiente agua durante el día. Beber al menos dos litros de agua mineral natural te ayudará a conseguirlo. Pero además, toma nota de lo que debes comer para una protección extra.  

  1. Alimentos y bebidas con vitamina A. Te ayudarán a suavizar la piel y a mantener un color saludable. Además, la vitamina A nos protege ante las quemaduras solares. La vitamina A está presente en los huevos, el queso, la mantequilla y el atún. También en las zanahorias, las espinacas y el brócoli, que contienen caroteno, que el cuerpo transforma en vitamina A. Como el caroteno y la vitamina A son liposolubles, se recomienda añadir algo de grasa para una mejor absorción (por ejemplo, unas gotas de aceite de oliva virgen extra en el zumo de zanahoria). 
  2. Frutas y hortalizas ricas en vitamina C. Ya sabemos que la vitamina C nos ayuda a fortalecer el sistema inmunitario, y que nos aporta efectos antioxidantes, pero además, también incentiva la protección solar de la propia piel. La vitamina C se encuentra en limones, naranjas, uva, fresas, cerezas, pimientos y patatas. 
  3. Frutos secos, aceites vegetales y alimentos integrales, ricos en vitamina E. Nos fortalece también el sistema inmunitario y tiene un alto poder antioxidante. Actúa como escudo contra los radicales libres que se forman en la piel a causa de los rayos UV, que pueden provocar algunas enfermedades. Esta vitamina se encuentra en alimentos como el aceite de girasol y de aguacate, en frutos secos como las nueces y las almendras, y en productos integrales.
  4. Sandía, papaya, tomate… Estos alimentos contienen licopeno, lo que les aporta el color rojo intenso. Este componente también es un importante antioxidante que protege la piel desde el interior. 

Así que ya ves, si añades estas vitaminas y alimentos a tu dieta de forma regular, durante todo el año, a tu piel le será más fácil interceptar los radicales libres provocados por el sol. Es una buena manera de luchar contra los daños en la piel provocados por el sol. Pero una vez más, recuerda que siempre debes usar una crema solar de calidad.