Buscar
Generic filters
Exact matches only

Piano, contrabajo y batería, trompetas y trombones, saxos y clarinetes, en algunas ocasiones, una gran voz solista y unos granitos de improvisación… Estos son los componentes esenciales del swing, un estilo musical que se originó a finales de los años 20 del pasado siglo en Estados Unidos, aunque vivió su época de esplendor en los años 1935-40, conocidos como “la era del swing”. Y es que, por aquel entonces sonaban por todos los rincones de América las “Big Bands”, con figuras como Benny Goodman, Glenn Miller o el gran Duke Ellington. Pero la música no sería nada sin el baile.

De hecho, en los EEUU de la gran depresión, cuando la ley seca estaba vigente y la gente no tenía un centavo para divertirse, proliferaron maratones en los que las parejas bailaban durante horas, días o hasta que caían rendidas por la extenuación. Tenían éxito porque proporcionaban a los bailarines comida, a veces alojamiento y la posibilidad de ganar algo de dinero.

Pero, ¿qué bailaban aquellos incansables y enérgicos bailarines? A las grandes dosis de improvisación las aderezaban con estilos de ragtime, jazz, y charleston, creando un nuevo baile llamado “Lindy Hop” con pasos de nueva creación pero también con pasos heredados de otros bailes. El Lindy Hop es el precursor de todos los estilos que le siguieron durante los años 40 y 50, como el Swing moderno, el Boogie-Woogie y el Rock and Roll.

Tras caer en el olvido, en los años 80 se empezó a recuperar esta afición, primer en EEUU y pronto en Europa. Con el cambio de siglo la fiebre del swing llegó a España, y en Barcelona se difundió rápidamente. Un dato: en Barcelona hay actividades de swing 359 días al año, con una media de 3,5 eventos al día. Se calcula, además, que hay más de 7.000 bailarines de swing que se dan cita en diferentes espacios cada semana.

Y es que, para bailar swing se necesita poco, la música es alegre, vitalista y llena de vida. Igual que nuestros sabores 0 % azúcares de Vichy Catalan. No es casualidad, por ello, que nuestra última campaña de de los sabores de Vichy Catalan lleve mucho. Visiona nuestro nuevo spot