Buscar
Generic filters
Exact matches only

Historia de Font D'Or

Una fuente que manaba directamente de la roca con un salto de agua que nunca se acababa

El agua Font d’Or nace en pleno macizo del Montseny, a 1000 metros de altura sobre el nivel del mar.

En el paraje del Pla de les Arenes se encontraba una gran finca llamada Cortals de Tarrés, formada por una parte de tierras de cultivo y la mayor parte de bosque. Esta propiedad se extendía por terrenos de dos municipios, la mayor parte de Arbúcies y la otra de Sant Hilari Sacalm. En este último se encontraba una fuente llamada popularmente Font d’Or. El agua manaba directamente de la roca con un salto de agua que nunca se secaba.

Fue a mediados de la década de los cincuenta cuando D. Florenci Serras Thos se planteó la posibilidad de explotar y comercializar aquellas aguas. Para él no era una actividad nueva, ya que tenía experiencia en el mundo del agua, pero se le presentaba la oportunidad de sacar adelante unas aguas familiares que eran propiedad de su tío Joan Serras Pascual.

A finales de 1956 D. Florenci Serras, con la autorización de su tío, inició los trámites y las obras para poder explotar aquellas aguas. Concretamente, el día 1 de enero de 1957, cuando ya tenía todos los permisos, se estrenó la actividad de su comercialización en una pequeña planta de embotellado de planta baja donde solo se llenaban garrafas de vidrio.

La década de los setenta significó un cambio, ya que en marzo de 1971 se constituyó Font d’Or, S. A. Este acontecimiento comportó la aparición de más socios, más capital y una nueva planta de embotellado más moderna que, a la vez, dio lugar a la aparición de nuevos envases. Ya en los años ochenta se incorporaron nuevos miembros a la sociedad, que la conducirían a un período de expansión y de gran reconocimiento; Font d’Or, S. A., entró a formar parte de Vichy Catalan Corporation.

Estos cambios se iniciaron en 1986 y rápidamente se consiguió que el agua Font d’Or tuviera un gran reconocimiento y se situara en una buena posición del mercado comercial. Pero el gran acontecimiento que consolidó Font d’Or se produjo en 1992, cuando fue elegida entre muchas otras aguas para acompañar a todo el mundo y en todo momento durante la celebración de los XXV Juegos Olímpicos de Barcelona.

 

GAMA DE FONT D’OR