Cinco trucos para evitar los excesos en Navidad

Todos los meses de diciembre nos enfrentamos a esas temidas comidas y cenas de empresa, de amigos, en familia… Esas ingestas interminables, pesadas y que saboreamos y disfrutamos, pero que acaban pasándonos factura: digestiones pesadas, dolores de cabeza, malestar general, hinchazón y pesadez, y, lo peor, esos kilos de más que se pueden instalar en nuestro cuerpo.

 

Porque los excesos se pagan, no solo en tallas de más, también en salud, una razón por la que la te recomendamos que vayas día a día en la prevención de los excesos, mediante unos trucos muy sencillos, para evitar esas consecuencias:

 

  1. Intenta mantener una dieta ligera los días que no tengas compromisos, comiendo verduras y frutas, así como todo tipo de vegetales.
     
  2. Elige un menú más ligero. Si te toca cocinar a ti, recuerda que puedes optar por platos más ligeros y aunque no menos festivos. Salmón y ahumados para el aperitivo, pavo o pollo de corral como plato principal, brochetas de frutas para el postre…
     
  3. Aunque te tienten los turrones y los dulces, en las sobremesas opta por los frutos secos, que son más sanos. Seguro que en las mesas navideñas no faltarán los orejones, las pasas, las ciruelas, las nueces o las almendras…
     
  4. No te sientes después de haber comido o cenado y sal a caminar. También puedes eliminar toxinas al día siguiente practicando algo de deporte. Nada mejor que nadar, correr o practicar algún tipo de deporte aeróbico para quemar algunas de las calorías ingeridas el día anterior. 
     
  5. Bebe mucha agua. Ya sabes que como mínimo debes ingerir 1,5 litros de agua a día, pero en estos días puedes incluso superarlos. Y recuerda que si optas en tus comidas -antes, durante o después de ellas- por beber la genuina Vichy Catalan, además te ayudará con las digestiones pesadas.